Museo de la Resina (I)

Desgraciadamente con la llegada del COVID-19 nos hemos visto en la obligación de cerrar el Museo de la Resina a las visitas turísticas. Y es una pena, ya que el tema en él tratado y el carácter didáctico con el que está planteado le confieren una gran originalidad, conocer el proceso de extracción de la resina así como sus distintas finalidades.

Para difundir este espacio y animaros a visitarnos en un futuro que esperamos sea muy cercano, os dejamos estas líneas que os ayudarán a comprender esta industria que en la actualidad se encuentra en vías de desaparición.

El lugar en el que se ubica es la torre de san Juan. Una torre gótica que antaño servía de campanario a la anexa iglesia de la misma advocación, y parroquia de la localidad. La propiedad es municipal y desde 1997 alberga el Museo de la Resina. Consta de cuatro plantas. La primera nos acerca al medio natural en el que se produce la extracción. La segunda el proceso en si. La tercera las utilidades que se daban a la resina. Y la última es un amplio mirador desde el cual se obtiene una vista panorámica de la localidad.

La industria de la resina se remonta en España a 1843 con el establecimiento en Hontoria del Pinar (Burgos) de la primera fábrica destiladora. A esta le siguieron otras en Hornillos (Valladolid) y Almansa (Albacete). Sobrepasada la segunda mitad del siglo XIX, los aprovechamientos resineros se fueron regulando y se introdujeron técnicas francesas como la Hugues que estuvo vigente más de un siglo. Durante décadas se fueron alternando períodos de euforia comercial con otros de graves dificultades que hicieron pensar en el final del sector. Con la entrada de nuestro país en la Comunidad Económica Europea la situación se deterioró de forma importante, ya que los productos derivados de la resina no podían competir por precio con los de nuestros vecinos portugueses. A partir de ese momento las áreas de resinación pasaron a ser testimoniales tan solo en algunas provincias castellanoleonesas y Cuenca. Si la actividad continuó fue más por contener la destrucción de empleo en el medio rural que por la convicción de la viabilidad del sector.

En Oña, la Unión Resinera Española S.A. instaló una fábrica a principios del siglo XX con un alambique a vapor que en 1929 trataba 719.018 kilogramos de miera y que con el paso del tiempo empleo numerosa mano de obra de la villa, necesitándose la importación de resineros traídos del Valle del Tiétar en Ávila. Finalmente acabó cerrando pasada la segunda mitad del siglo.

¿Qué es la resina? Se trata de una sustancia que puede rezumar espontáneamente de ciertos árboles, pero lo normal es que salga como reacción a las heridas que reciben. Al contacto con el exterior, se oxida, cristaliza y se mezcla con impurezas recibiendo el nombre de miera. Aunque lo producen muchas plantas, se da de manera especial entre las coníferas, y entre estas, el pinus pinaster o pino negral es el más propicio para su obtención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies